Estamos en plena temporada para disfrutar al máximo del bonito del norte. Ya los tenemos en nuestras cocinas, como te enseñamos en la foto de arriba. Cuando los platos salen hacia las mesas de nuestros clientes nos llega un aroma de lo más delicioso. Y tú, ¿todavía no lo has probado?

A demás de su magnífico sabor (y el toque especial de nuestros cocineros profesionales), el bonito del norte nos aporta grandes beneficios a la salud. Aquí te contamos unos cuantos.

Propiedades nutricionales

El bonito del norte, éste túnido migratorio de cabeza grande, dorso azul oscuro, vientre planteado y aletas largas es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, de vitaminas y minerales.

Como el buen pescado azul que es, se trata de un alimento bajo ene grasas saturadas y, además, contiene un alto contenido en ácido fólico y Omega 3, uno de los elementos esenciales para combatir el colesterol y preservar las confusiones cognitivas. Si nos centramos en las vitaminas, no podemos dejar de mencionar su alto contenido en vitaminas B9 y B3 así como en vitaminas A y D, que son las que participan en el correcto mantenimiento de los tejidos, la salud ocular y la prevención de enfermedades degenerativas. Además, estas vitaminas son esenciales para conservar una buena masa ósea, y ayudan a la producción de determinadas hormonas como son las tiroideas y sexuales.

También debemos resaltar su significativo aporte de selenio, fósforo, hierro, potasio, sodio, calcio y zinc. Igualmente debemos mencionar que las proteínas que aporta son de alta calidad, conteniendo todos los aminoácidos esenciales para nuestro organismo. Es por ello por lo que es un excelente sustituto de la carne, huevos u otros alimentos considerados proteicos.

Si todavía no has probado éste verano el bonito del norte, te recomendamos que te pases por nuestro restaurante y disfrutes de los sabores que nos ofrece éste mes de agosto.