Generalmente superado en prestigio por otros crustáceos como el centollo o la nécora, el buey de mar no obstante posee un gran sabor y su carne es de gran calidad. En el mercado se puede adquirir vivo o fresco, aunque también se comercializa congelado o ya cocido. Los bueyes ya cocidos suelen proceder de Gran Bretaña o Francia. Para diferenciar al buey de mar gallego del procedente de otras aguas observaremos las patas y el color: el buey de mar gallego tiene patas más peludas con uñas más puntiagudas y color más oscuro; los bueyes procedentes de Gran Bretaña y Francia poseen patas lampiñas con uñas romas y su color es más claro. Si el buey de mar está ya cocido la diferencia de color es inapreciable prácticamente.

En O Recanto podrás encontrar buey de mar en Madrid.