Comenzamos noviembre abriendo la temporada para poder disfrutar del centollo. Es ahora cuando comienzan nuestras jornadas y es por eso por lo que queremos invitarte a venir a nuestro restaurante y disfrutar de su maravilloso sabor.

Pero no sólo queremos que disfrutes de su sabor, también queremos enseñarte todo lo que sabemos sobre éste maravilloso animal. Hoy te vamos a hablar de cómo puedes diferenciar un centollo de una centolla.

Centollo centolla

Saber distinguir el macho de la hembra tiene una gran importancia ya que el sabor también es diferente. Y, como para gustos no hay nada escrito, hay gente a quien le gusta más el macho y hay quien prefiere la hembra.

Para diferenciar entre el centollo y la centolla nos debemos finar en el caparazón y mirar la tapa que cubre la parte inferior. Si ésta es estrecha es macho y si es ancha se trata de una hembra. El motivo por el que las hembras son más anchas es porque cuando desovan guardan los huevos debajo del caparazón.

Existe también otro rasgo diferente entre macho y hembra y es en el primer par de patas, las terminadas en pinza (también llamadas “patas grandes”). Las hembras las tienen bastante más pequeñas.

Centolla gallega

La auténtica centolla gallega tiene un sabor muy característico y único, muy diferente a la centolla francesa que se suele encontrar en los supermercados y pescaderías a precios más bajos.

Hay quien prefiere la hembra al macho, aunque es cierto que los dos están buenísimos y ambos se tratan de un marisco excelente para los meses fríos. Ahora que empiezan nuestras jornadas no queremos que te pierdas su sabor y también puedes encargar tu pedido en nuestra lonja para estas Navidades.

Sea como sea, y te guste el que te guste, no dudes en pasarte por nuestro restaurante a disfrutar de su maravilloso sabor.