Las comidas y cenas de las navidades son un tanto especiales y, por eso, es importante dedicarle un poco más de tiempo a una buena puesta en escena. Sabemos que es complicado hacerlo a gusto de todos, pero aquí te queremos ofrecer algunos consejos generales para que la mesa esté perfecta cuando lleguen los invitados (sean el número que sean).

La importancia de una mesa bien decorada

Tenemos que tener en cuenta que antes de disfrutar de la comida, el impacto visual que provoca una mesa bien decorada es lo primero que ven los invitados.

Por eso es muy importante una correcta elección de la mantelería y de la vajilla, así como los cubiertos y las copas que se pondrán en la mesa. Son muchas las ocasiones en las que las mesas navideñas se recargan de platos, cubiertos y decoración, haciendo que sea un tanto incómodo disfrutar de la comida. Por eso, todo lo que vayamos a poner en nuestra mesa tiene que tener su espacio y dejar hueco para que los comensales se puedan mover sin dificultad.

El mantel es un elemento que estará presentar durante todas las fiestas navideñas por lo que se recomienda que tenga alguna decoración representativa de estas fiestas o, al menos, que sus colores sean los adecuados. Podemos usar tanto blanco, como rojo con algunos detalles dorados.

Las servilletas deberán ir a juego con el mantel. Tanto si las utilizas de tela como si son de papel, lo que os recomendamos es que las pongáis con alguna forma, aunque sea un simple triángulo. Las puedes colocar encima de los platos o al lado izquierdo de estos. También puedes colocar encima de la vajilla algún detalle personalizado, la tarjeta con el nombre del comensal o el menú que se disfrutará a lo largo de la comida. Son detalles que, te aseguramos, marcarán la diferencia.