La cabeza de cerdo celta es una receta tradicional, igual que el buen cocido gallego, pero quizás algo menos conocida. La Cabeza de Cerdo Celta tiene desde hace unca década fiesta propia: la del Cocido do Porco Celta Da Comarca de Sarria.

Es una de las piezas más “salvajes” de la gastronomía gallega que, históricamente, llena las mesas entre carnaval y Semana Santa, con perdón de la cuaresma. Sin embargo, lo puedes encontrar en cualquier época del año ya que se trata de un plato tan delicioso que no se reserva únicamente para esta temporada del año.

La cabeza de cerdo celta, salada y curada antes de su cocción se utiliza la para el famoso cocido. Se la conoce como cacheira, cachola o cachucha y hay que saber cocerla bien para que su sabor sea único (durante unas tres horas). Las más sabrosas suelen ser las más grandes y más viejas.

El porco celta

En los años 90 se realizó un movimiento entre productores, elaboradores y hosteleros para proteger a este animal. Es decir, el porco celta podría haberse extinguido. Sin embargo, hoy en día contamos con 125 ganaderías en Galicia que cuidan de este animal, siendo la única raza porcina de España con el sello de raza autóctona, concedido por el Ministerio de Agricultura.

Se trata de un animal con un peso de unos 140 kilos que tiene el tronco prolongado, el dorso arqueado y las extremidades largas y finas adaptadas a los montes gallegos. Pero lo más característico es su gran cabeza con unos pequeños ojos cubiertos por las orejas.

Si quieres descubrir el maravilloso sabor de este cerdo porco, lo único que tienes que hacer es pasarte por nuestro restaurante gallego y desfrutar de los platos que salen de nuestras cocinas. ¡Comida 100% gallega! ¡Comida 100% deliciosa! No te lo pierdas…¡te esperamos!