Cuando se pide un plato de bogavante no solo se debe disfrutar de su magnífico sabor, también de todo lo que se sabe de él. Por eso, queremos hacerte este artículo para que conozcas un poco sobre los diferentes tipos de bogavantes que te puedes encontrar.

Lo primero que es necesario aclarar es que el término “bogavante” y “lumbrigante” son exactamente lo mismo. Son diferentes maneras de llamar a la misma especie, dependiendo de la zona geográfica. Sin embargo, existen diferencias entre estos dos tipos de bogavantes, primos mayores de las cigalas.

Diferencias

La carne del bogavante azul es mucho más jugosa y sabrosa que la del bogavante canadiense. Además, cuenta en la cabeza con unos corales, mucho más sabrosos y con una coloración más apetecible que la del bogavante americano.

Los podemos diferenciar no solo con el paladar, sino también a simple vista ya que el bogavante azul posee un tono azulado y el canadiense es rojo o con un tono más parduzco. Nos tenemos que fijar únicamente en eso ya que morfológicamente no se pueden apreciar rasgos diferenciadores demasiado claros. Si atinamos mucho la vista podemos decir que los bogavantes rojos tienen una cabeza más grande en proporción a su cuerpo, si lo comparamos con los bogavantes azules.

Su color también es importante una vez cocidos, ya que los bogavantes azules presentan un color rojo intenso, mientras que los canadienses tienen un tono entre rojizo y marrón.

Bogavante gallego

El Homarus gammarus o bogavante azul es el que conocemos comúnmente como bogavante gallego. Sin embargo, a pesar de lo que se pueda imaginar, este crustáceo no es tan abundante en las rías gallegas, por eso su precio es tan elevado.

Si eres de los que te gusta el marisco, no puedes dejar de pasarte nuestro restaurante. Te aseguramos que te encantará el sabor de nuestros deliciosos bogavantes. ¡Te esperamos!