El mejillón es un molusco unisexual. Para distinguir el sexo del mejillón basta con observar el color de su cuerpo: si es blanquecino se tratará de un macho y si es anaranjado o rojizo estaremos ante una hembra. Los machos liberan los espermatozoides y éstos penetran en las hembras fecundando los huevos. Cada hembra puede contener cientos de miles de larvas, que una vez que eclosionan nadan libremente durante unos días hasta que se fijan en una roca o en algún objeto sumergido en el agua utilizando el biso. Dependiendo de la cantidad de alimento y de las propiedades del agua el crecimiento del mejillón varía, así como también del tiempo que pasen fuera del agua, momento en que el mejillón no se alimenta.

Visita O Recanto, donde se encuentran los mejores mejillones de Madrid.