Hoy te queremos hablar sobre la merluza y sus grandes propiedades nutricionales. No solo puedes disfrutar de su maravilloso sabor en nuestro restaurante, sino que, además, tu cuerpo te lo agradecerá.

Primera razón: vitaminas del grupo B

La merluza es una gran fuente de vitaminas del tipo B: B1, B12, B2, B3, B6 y B9. Estas vitaminas son de vital importancia ya que ayudan al buen funcionamiento del sistema nervioso y al aparato muscular. Además, ayudan a la formación de glóbulos rojos, blancos y plaquetas y a la asimilación de glucosa, así como al correcto funcionamiento de del cerebro. Además, estas vitaminas nos aportan energía para el organismo y nos proporcionan ácido fólico.

Segunda razón: minerales de la merluza

La merluza contiene gran cantidad de minerales: hierro, calcio, potasio, yodo, magnesio y fósforo. Todos estos minerales hacen que nuestro organismo se desarrolle correctamente ya que incrementan las funciones cognitivas como el razonamiento, el aprendizaje y la memoria. El calcio sirve para ayudar en la intensidad de los huevos y la salud de los dientes, además es esencial para los tejidos corporales, la sangre y las neuronas. Por otro lado, el potasio regula nuestro sistema nervioso y muscular, controlando la presión arterial, mejorando el funcionamiento renal y la salud de nuestro pelo. No debemos olvidar el yodo que nos ayuda a metabolizar las hormonas, previniendo enfermedades cardíacas. Por último, el fósforo ayuda en la formación de huesos y dientes, metaboliza los alimentos en energía y ayuda a construir el material genético.

Tercera razón: el ácido graso Omega 3 de la merluza

Los ácidos grasos Omega 3 son esenciales en todas las etapas de nuestra vida ya que nos van aportando diferentes beneficios según la edad. Sin embargo, debemos destacar que tiene un efecto cardioprotector, reduciendo los niveles de presión arterial, ayudando, además, a mejorar las capacidades cognitivas.