¿Qué son las nécoras?

Hemos puesto en el título de este artículo que son los “cangrejos peludos” ya que se les conoce bajo este nombre porque sus patas posteriores están repletas de unos pelos cortos y lacios.

Se trata de un pequeño crustáceo más ancho que largo y de un color verdoso. Su carne es muy sabrosa pero, por desgracia, es difícil de extraer de su estructura. Es una especie de cangrejo de mar que procede del Cantábrico y del Océano Atlántico. El frío de las aguas y la batiente de las olas hacen que tenga un fuerte y fresco sabor a mar. Las nécoras mayoritariamente habitan en fondos rocosos o fangosos poco profundos, hasta unos 70 metros aproximadamente, aunque los ejemplares más pequeños los podemos encontrar moviéndose cerca de las orillas rocosas. Tiene hábitos nocturnos y, para esconderse se entierran en la arena. Tienen un sentido de la territorialidad muy pronunciado, atacando a todo aquello que se acerque a sus dominios.

Macho / hembra

Como todos los crustáceos, las hembras son más sabrosas que los machos. Los podemos identificar fácilmente ya que el macho tiene un abdomen triangular, mientras que el de la hembra es más redondeado y ancho.

Pero, a la hora de comprar nécoras no nos podemos fijar únicamente en su sexo, debemos ver su tamaño, su frescor y la sensación de peso y carne prieta dentro de su caparazón. Para comprobar que están llenas de carne y no de agua, deben agitarse levemente. Un truco: una prueba inequívoca de frescuras en las nécoras es un caparazón duro que no se hunde al apretarlo.

Como ocurre con la mayoría del marisco, lo normal es comer las nécoras cocidas. Cocinarlas en agua de mar (o, en su defecto, en agua con sal), con unas hojas de laurel, unos cinco minutos.

Si quieres disfrutar de su maravilloso sabor, no lo dudes y reserva alguna de nuestras mesas. ¡Te esperamos!