“Ostrea”, más popularmente conocida como “ostras” pertenecen al género de moluscos bivalvos marinos del orden Ostreoida. Poseen dos valvas casi circulares y desiguales. Su medio natural es pegado a las rocas o enterradas en la arena o cascajo de la zona infralitoral. Viven hasta los 80 metros de profundidad. Su coloración puede variar del gris al verdoso o pardusco, más o menos teñida de marrón o violeta.

Las ostras son consideradas uno de los mariscos comestibles más apreciados en el mercado. ¿Por qué? Principalmente por su sabor, aunque sus beneficios nutricionales tampoco se quedan atrás. Aquí te hablamos un poco de ellos.

Propiedades y beneficios de las ostras

Las ostras son un alimentos energético y rico en ácidos grasos omega 3, por lo que ayudan a reducir el nivel de colesterol y triglicéridos, mientras que, al mismo tiempo, ayudan a regular el funcionamiento del sistema cardiovascular.

Sin embargo, debemos tener cuidado ya que la propia ostra presenta colesterol, por lo que su consumo debe hacerse de forma equilibrada y dentro de una dieta variada.

Por otra parte, dentro de los grandes beneficios de su consumo habría que destacar su alto aporte de hierro, que ayuda a combatir y prevenir la presencia de anemias. También se merece una mención especial su contenido en calcio y fósforo, nutrientes que nos ayudan a mantener los huesos y los dientes sanos.

Asimismo, las ostras contienen una sustancia conocida como elastina, que ayuda a prevenir la aparición de arrugas en la piel.

Curiosidades

  • En la época del imperio romano la ostra llegó a costar hasta 10 veces más que la Langosta.
  • Marco Polo importó la Acuicultura de China, técnica que se aplicó a las ostras en la ría de Eo.
  • La ostra tiene el cerebro más pequeño que los ojos.
  • La ostra plana cambia de sexo cada año, sin embargo, el resto de las especies son machos o hembras a lo largo de toda su vida.