El pulpo es un animal carnívoro: se alimenta de otros moluscos principalmente, los cuales muerde con su mandíbula picuda y envenena con su saliva. Los machos son diferentes de las hembras: aunque en su edad temprana es muy difícil distinguirlos después se diferencian en que los machos son de menor talla, su tercer brazo derecho se transforma en la punta y se convierte en pene y en otros dos de sus brazos poseen una o dos ventosas agrandadas. Para fecundar a las hembras introducen el brazo en el que se encuentra el pene en las hembras dejando allí los espermatozoides. La hembra busca una cueva o una rendija de alguna roca fácil de defender y está protegiendo las larvas sin alimentarse hasta que eclosionan, momento en que la hembra muere por agotamiento.

El mejor pulpo de Madrid se encuentra en O Recanto.