Acompañar con la bebida adecuada a los mejillones presenta dificultades al tener un sabor muy dominador e intenso que acaba imponiéndose. Si se consumen abiertos al vapor se recomienda regarlos con un Ribeiro blanco sin madera. Si optamos por una tortilla de mejillones lo ideal sería escoger un rosado o incluso un blanco joven o con un poco de madera. Si comemos tigres, éstos casan con los tintos con algo de barrica. La mayor complejidad de la elección se presenta cuando los vamos a degustar en escabeche debido a la presencia del pimentón y del vinagre. Una buena opción sería un tinto con carácter frutal y poca acidez, aunque en determinadas comunidades como Madrid suelen acompañarse con cerveza, bebida que los acompaña a la perfección.

Visita O Grelo y degusta unos excelente mejillones de la ría.