El percebe es considerado un excelente producto y además es un animal muy peculiar. Hermafrodita, este crustáceo no se autofecunda, sino que puede adoptar el rol de macho o de hembra indistintamente. El percebe que actúa como macho inclina su cuerpo hacia el que cumple el papel de hembra y proyecta su pene, que alcanza el tamaño de dos veces y media el largo del cuerpo; el percebe es el animal con el pene más grande en términos relativos de todos cuantos se conocen. Una vez introducido el pene en la cavidad del manto de la hembra son depositados allí los espermatozoides. Al eclosionar los huevos, las larvas nadan libremente hasta que quedan fijados a un sustrato rocoso, donde permanecerán el resto de su vida. 

Prueba en O Recanto este crustáceo tan peculiar.