Si eres de los que disfruta comiendo pescado… ¡eres de los nuestros! Por eso hoy te queremos compartir un artículo sobre las propiedades y beneficios nutricionales que nos aporta uno de los pescados más ricos: el rodaballo. Se puede cocinar de muchas maneras, nosotros en la foto te hemos compartido nuestro delicioso rodaballo a la gallega puedes disfrutar siempre que quieras en nuestro restaurante.

Propiedades nutricionales

El rodaballo forma parte del grupo de pescados azules gracias a su contenido en ácidos grasos saludables omega 3, que se relacionan con la prevención y el tratamiento de enfermedades cardiovasculares y sus factores de riesgo. Por eso, añadirlo a nuestra dieta es un seguro de vida.

Se trata de un pescado semigraso ya que su contenido en grasa oscila entre el 2% y el 5% (igual que el besugo, la lubina y la rodada). Además, gracias a su fácil digestión es un pescado recomendado para personas que sufren de problemas de estómago.

Es cierto que el rodaballo es menos rico en vitaminas del grupo B que otros pescados azules, sin embargo, una ración media cubre las necesidades diarias recomendadas. Esto se debe a los minerales que aporta: potasio, fósforo y selenio.

El potasio es esencial para el sistema nervioso y la actividad muscular, interviniendo en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. Por otro lado, el fósforo está presente en los huesos y dientes, interviniendo en el sistema nervioso y en la actividad muscular, así como en los procesos de obtención de energía.

Por último, el selenio nos ayuda en la creación de las enzimas antioxidantes que son las que nos protegen de los efectos tóxicos de los metales pesados y otras sustancias, además de ayudar a prevenir ciertos cánceres.

Y no podemos terminar este artículo sin mencionar que el rodaballo aporta una cantidad de hierro moderada, imprescindible para la creación de hemoglobina y mioglobina, que ayudan a llevar y almacenar oxígeno en el cuerpo.